EL LIBERALISMO ES PECADO - FELIX SARDA Y SALVANY

Tamaño: 20.5 x 14.5 cm  –  180 Paginas

El LIBERALISMO es, sin duda, la cabeza madre y, por ende, la más peligrosa del dragón revolucionario.

Al gangrenar la noción de Verdad —vida de la inteligencia— y aceptar tantos «puntos de vista» como individuos pensantes —¡Protágoras y los sofistas redivivos! — destruye la Verdad objetiva, introduciendo por la «ancha puerta» del librepensamiento al espacioso reino del OPINIONISMO, donde señorea la anarquía intelectual de cada uno.

Al renegar de la intolerancia doctrinal —consecuencia lógica de la Verdad— practica el más innoble PILATISMO, emulando a aquél que, después de haber preguntado con displicencia a Cristo: «Quid est veritas?», le volvió la espalda, indiferente, sin esperar Su respuesta.

Y al defender la única verdad absoluta que la Verdad no es absoluta ni única, edulcora al cristianismo, aggiornando fraudulentamente el «aut-aut» evangélico en un «Libertas liberabit vos»…

Se comprende entonces por qué, si el LAICISMO es la «peste» del siglo XX (Pío XI, Quas Primas) y «el LIBERALISMO ha sido la peste del siglo XIX» (Montalbán, Hist. Igl. Cat., IV, p. 757), el LIBERALISMO CATÓLICO, conforme lo definiera ese «azote del liberalismo» que fuera Pío IX, es una «peste perniciosísima«, «verdadera calamidad actual», «pacto entre la justicia y la iniquidad», «virus oculto», «error insidioso y solapado», «pérfido enemigo», «más funesto y peligroso que un enemigo declarado».

Por ello, toda la clave de la actualísima crisis de la Iglesia se condensa en dos pequeñas lineas de PÍO IX en 1861, reproducidas con profética clarividencia en la octogésima y última proposición CONDENADA del SYLLABUS: «El Romano Pontífice puede y debe reconciliarse y transigir con el progreso, el LIBERALISMO y la civilización moderna».

Y mientras el SYLLABUS —Catecismo de la Santa Intolerancia de la Verdad y Carta de la auténtica Libertad humana— continúe ignorado como letra muerta, el mundo seguirá agonizando.